miércoles, 23 de enero de 2013

A qué sabe la luna?

Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna. ¿Sería dulce o salada? Tan sólo querían probar un pedacito. Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo. Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos. Pero todo fue en vano, y ni el animal más grande pudo alcanzarla. Un buen día, la pequeña tortuga decidió subir a la montaña más alta para poder tocar la luna. Desde allí arriba, la luna estaba más cerca; pero la tortuga no podía tocarla. Entonces, llamó al elefante. ― Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna. Esta pensó que se trataba de un juego y, a medida que el elefante se acercaba, ella se alejaba un poco. Como el elefante no pudo tocar la luna, llamó a la jirafa. ― Si te subes a mi espalda, a lo mejor la alcanzamos. Pero al ver a la jirafa, la luna se distancio un poco más. La jirafa estiró y estiró el cuello cuanto pudo, pero no sirvió de nada. Y llamó a la cebra. ― Si te subes a mi espalda, es probable que nos acerquemos más a ella. La luna empezaba a divertirse con aquel juego, y se alejó otro poquito. La cebra se esforzó mucho, mucho, pero tampoco pudo tocar la luna. Y llamó al león. ― Si te subes a mi espalda, quizá podamos alcanzarla. Pero cuando la luna vio al león, volvió a subir algo más. Tampoco esta vez lograron tocar la luna, y llamaron al zorro. ― Verás cómo lo conseguimos si te subes a mi espalda ― dijo el león. Al avistar al zorro, la luna se alejó de nuevo. Ahora solo faltaba un poquito de nada para tocar la luna, pero esta se desvanecía más y más. Y el zorro llamó al mono. ― Seguro que esta vez lo logramos. ¡Anda, súbete a mi espalda! La luna vio al mono y retrocedió. El mono ya podría oler la luna, pero de tocarla, ¡ni hablar! Y llamó al ratón. ― Súbete a mi espalda y tocaremos la luna. Esta vio al ratón y pensó: ― Seguro que un animal tan pequeño no podrá cogerme. Y como empezaba a aburrirse con aquel juego, la luna se quedó justo donde estaba. Entonces, el ratón subió por encima de la tortuga, del elefante, de la jirafa, de la cebra, del león, del zorro, del mono y… …de un mordisco, arrancó un trozo pequeño de luna. Lo saboreó complacido y después fue dando un pedacito al mono, al zorro, al león, a la cebra, a la jirafa, al elefante y a la tortuga. Y la luna les supo exactamente a aquello que más le gustaba a cada uno. Aquella noche, los animales durmieron muy muy juntos. El pez, que lo había visto todo y no entendía nada, dijo: ― ¡Vaya, vaya! Tanto esfuerzo para llegar a esa luna que está en el cielo. ¿Acaso no verán que aquí, en el agua, hay otra más cerca? 
Fin
 MICHAEL GREJNIEC




domingo, 23 de diciembre de 2012

Felices Fiestas

Adorna la Navidad con tu mejor sonrisa. 

Mis mejores deseos de Amor...

 Paz y Salud para todo el mundo.

miércoles, 15 de agosto de 2012

El canto de las Sirenas




Buscando senderos de gloria
viajan los sueños que nacen en mi
perdidos en el horizonte
donde la magia nunca debe morir
Allí se esconde un hechizo
entre las notas de un bello cantar
donde la voz de las sirenas
se funde con el mar


Sus ojos son como estrellas
que brillan en la oscuridad
tocar su mano es poder
tocar el cielo ....

(Del grupo Tierra Santa)


miércoles, 25 de julio de 2012

Un ángel llora

video

Las flores ya no llegan
el poema se acabo,
lo que un día fue amor en amargura se volvio.
Ella quiere regresar
el tiempo que paso, para poder revivir
los placeres del ayer.
Ya no puede ver las cosas igual
porque en el mar de olvido todo ya quedo,
ya el océano ha perdido su color azul
las estrellas miran, la luna la abraza
y un ángel llora.
Pasaron ya los años ya él se olvido
de el amor que prometió,
cuando la conoció
entra a la habitación, y en la cama él la vio
toca su cuerpo frío la tristeza la mato.
Las flores ya llegaron
el poema empezó,
sobre una tumba fría él llora su dolor,
él solo quiere regresar
el tiempo que paso
para poder perderse así
en la hermosura de su voz.
Ya no puede ver las cosas igual,
porque en el mar de olvido todo ya quedo
ya el océano ha perdido su color azul
las estrellas miran, la luna lo abraza
y un ángel llora. 

(Annett  Moreno)


viernes, 20 de julio de 2012

Sortilegio

Sortilegio 

 Qué se hace una mañana cuando ves amanecer
 y la vida es una larga caminata por hacer. 
Qué se hace si esa hora fuera rara y familiar 
y al oído te confiara todo lo que va a pasar.
 Qué se hace si el recuerdo se parece al porvenir. 
Qué se hace si el adentro te pregunta si salir. 
 Qué se hace si las nubes 
te dibujan por doquier sortilegios 
que supiste sortilegios por saber.
 Sortilegio, sortilegio, de la copa a la raíz, 
sortilegio, sortilegio, cada calle es tu país.
 Sortilegio, sortilegio, de la tribu a la nación. 
Sortilegio, sortilegio, cada día es tu canción. 
Tolerancia, tolerancia, palabrita en el mantel. 
Pocos platos se la sirven muchas bocas a comer.
 Veintiuno, veintiuno, firmamento del dos mil. 
En el cielo la paloma va en la mira del fusil. 
Qué se hace una mañana en que todo lo que fue 
te parece una migaja de lo que pudiera ser. 
Qué se hace qué se hace sino acaso respirar 
y con tu sorbo de aire levantarte y caminar. 


(Silvio Rodríguez) (1994)



lunes, 16 de julio de 2012

No entiendo el mapa

No Entiendo El Mapa : 
Parece que me desprendo por fin de andar buscando 
y aunque no lo he soñado esto me ha tocado. 
Ya no sé dónde voy pero sí dónde estoy¡
 y aunque quiera llegar ya no sé dónde estás! 
Me toca pasar, me toca salir,me toca beberte siempre.
 Me toca pillar la oportunidad que llega y se va. 
Ya no sé dónde voy (ya no sé dónde voy) 
pero sí dónde estoy (pero sí dónde estoy) 
y aunque quiera llegar no entiendo el mapa, 
no encuentro el lugar. 
 Parece que me entretengo pasando el rato. 
Parece que no me acuerdo dónde guardé aquel regalo
 que me diste en la playa una tarde 
de marcha entre vinos, hamacas y sol,
 ¡y aunque no me servía ahora te digo que no lo tengo yo! 
Ya no sé dónde voy (ya no sé dónde voy)
 pero sí dónde estoy (pero sí dónde estoy), 
y aunque quiera llegar no entiendo el mapa, y no sé dónde estás!
 Una vez más, una vez más, una vez más, una vez más. 
Cuántas montañas de manías, 
cuántas noches durmiendo encima,
 si parecía complicado tuve que andar temprano.
 Ya no sé dónde voy (ya no sé dónde voy)
 pero sí dónde estoy (pero sí dónde estoy), 
y aunque quiera llegar no entiendo el mapa, 
no sé dónde estás. Una vez más, una vez más, 
una vez más, una vez más, 
una vez más, una vez más.

(Pastora)

 

jueves, 12 de julio de 2012

Disfruta del Silencio




Las palabras como violencia
Rompen el silencio
Irrumpen con estruendo
En mi pequeño mundo
Me resultan dolorosas
Me atraviesan
¿No puedes entenderlo?
Oh mi pequeña

Todo lo que siempre quise
Todo lo que siempre necesité
Está aquí, en mis brazos
Las palabras sobran
Sólo pueden hacer daño

Las promesas se hacen
Para romperse
Los sentimientos son intensos
Las palabras son banales
El placer se recuerda
Igual que el dolor
Las palabras son insignificantes
Y se olvidan.
(Depeche Mode-Anberlin)








domingo, 1 de julio de 2012

Nuevos tiempos



LLega una nueva estación,
una nueva ilusión,
con tiempos bellos,
para guardar en tu corazón...,


Fraseando




Con la libertad, las flores, los libros y la luna,
 ¿quién no sería perfectamente feliz? 

Oscar Wilde





viernes, 15 de junio de 2012

La luna y la estrella fugaz


 

 Pidiendo un deseo..!!!

 

miércoles, 23 de mayo de 2012

miércoles, 7 de marzo de 2012

Por la Igualdad


En la oscuridad de la noche, 
en la penumbra del tiempo y el espacio,
hay una estrella que no se extingue ni se apaga.


jueves, 25 de agosto de 2011

Luz de Luna


Captura de la luna en la Isla de la Toja


miércoles, 1 de junio de 2011

Hay cosas bonitas....


Hay cosas bonitas en la vida...
Bonitas son las cosas que vienen del interior,
las palabras simples, sinceras y significativas.
Bonita es la sonrisa que viene de dentro, el brillo de los ojos.
Bonito es el día de sol después de la noche lluviosa o
las noches de luna en verano cuando todos salen de casa.
Bonito es buscar estrellas en el cielo
y regalárselas al amigo, amiga, enamorado...
Bonito es hallar la poesía del viento, de las flores y de los niños.
Bonito es llorar cuando se tienen ganas
y dejar que las lágrimas resbalen sin vergüenza
y sin miedo de la crítica.
Bonito es disfrutar de la vida y vivir del sueño.
Bonito es ser realista sin ser cruel,
es creer en la belleza de todas las cosas.
Bonito es que uno siga siendo uno en cualquier situación.

Bonito es que tú seas tú.
(Desconozco el autor:Adoptado de la red)




 

sábado, 2 de abril de 2011

El Mar


EL MAR
El mar lleva sobre sus hombros al sol,
lo deja flotar sobre sus olas,
lo acuna, lo mece, lo balancea,
lo refleja sobre su espejo,
acariciándolo con la brisa
y lo ayuda a elevarse al cielo.
Desde el sereno firmamento
el sol, lanza sus destellos,
a las gaviotas que besan el mar,
a los peces que giran y saltan,
a las olas que elevan su perfume
salobre, marino, estimulante
prepara el ambiente para su amada,
que llegara con su sequito de estrellas,
la luna y el sol se aman sobre el mar.

(Valeria Azul)




viernes, 19 de noviembre de 2010

Vuelo mágico



Hay cosas que vemos y las creemos reales
observamos colores y texturas
saboreamos esencias declarables
y hacemos con razón bellas pinturas.
Nuestros labios degustan de buen vino
escuchamos las melodías hermosas
miramos los paisajes y las nubes
y por demás, pensamos cualquier cosa.
Pero hay algo más hermoso en todo esto
cuando con el corazón le damos forma
cerramos nuestros ojos y volamos
directo el paraíso se transforma.
He tallado en mi mente un ángel bueno
que me mima, me consiente y me acaricia
con pétalos de flores suavemente
y aroma de jazmín lleva en su risa.
Es mágico volar de esta manera
pues no se necesitan ideales
un ave, una canción o cualquier cosa
te llevan sobre espacios siderales.
Algunos me dirán "esto es locura"
y a otros le será un poco trágico
pero yo sé, que para mi es la ternura
el haberte conocido... vuelo mágico

(Marel Sosa-poeta y escritora méxicana)

sábado, 30 de octubre de 2010

No puedo olvidar



No puedo olvidar
que no tengo alas,
que no tengo mar,
vereda ni nada
con que irte a besar.

(Miguel Hernández)



miércoles, 27 de octubre de 2010

Oda a una estrella

Asomado a la noche en la terraza de un rascacielos altísimo
y amargo pude tocar la bóveda nocturna, y en un acto de
amor extraordinario me apoderé de una celeste estrella.
Negra estaba la noche y yo me deslizaba
por la calle con la esstrella robada en el bolsillo.
De cristal tembloroso parecía y era de pronto como si llevara
un paquete de hielo o una espada de arcángel en el cinto.
La guardé temeroso debajo de la cama para que no la descubriera nadie
pero su luz atravesó primero la lana del colchón, luego las tejas,
el techo de mi casa
Incómodos se hicieron para mí los más privados menesteres.
Siempre con esa luz de astral acetileno que palpitaba como si quisiera
regresar a la noche, yo no podía preocuparme de todos los deberes
y así fue que olvidé pagar mis cuentas y me quedé sin pan ní provisiones.
Mientras tanto, en la calle, se amotinaban transeuntes, mundananos
vendedores, atraidos sin duda por el fulgor insólito que veían salir
de mi ventana.
Entonces recogí otra vez mi estrella, con cuidado la envolví en mi pañuelo
y enmascarado entre la muchedumbre pude pasar sin ser reconocido.
Me dirigí al oeste, al río verde, que allí bajo los sauces es sereno.
Tomé la estrella de la noche fría y suavemente la eché sobre las aguas
y no me sorprendió que se alejara como un pez insoluble
moviendo en la noche del río su cuerpo de diamante.
(Pablo Neruda)

sábado, 23 de octubre de 2010

Mira la Luna

Mira la luna con su cielo estrellado
plagado de miles de luces refulgentes,
siente en tu rostro la caricia del viento cálido del otoño y
deja que lleguen hasta ti los olores perfumados de los frutos y
las hojas desprendidos de los árboles depositados en silencio por el bosque,
preparados para su renacer constante; y escucha los murmullos
generados por sus invisibles habitantes.
Busca en tu interior aquello que alimenta tu espíritu;

sumérgete en los oscuros rincones de tu alma
para que salgan a la luz tantos deseos incumplidos,
tantos sentimientos ahogados, semiolvidados por el tiempo
tantas miradas cómplices compartidas,
tantos gestos de ternura que nadie llegó a percibir.
Pregúntale a tu corazón herido de donde viene ese dolor

que sientes; déjate llevar por ese momento mágico y excitante;
y queda en paz contigo mismo,
mientras transcurre el tiempo lentamente.

(José Nuberu)

Noche

Noche